Aprender a montar en bici... 20 años después

4.6.14

aprender-a-montar-en-bicicleta

¡Ya estoy otra vez por aquí, tecnología mediante!
¿Qué tal va la semana? ¿Y los planes para el finde? 
El mío pinta estupendo: empieza desde hoy con un concierto al que tengo muchas ganas y sigue con planes de encuentros y reencuentros :) 

Bueno, no me enrollo más y… ¡al lío! 



Hoy os traigo un tema que es bastante “personal” porque es de esas cosas que vas dejando durante años, olvidas y vuelven por casualidad: ¡Aprender a montar en bici 20 años después! 

Y es que... ¡montar en bici SI se olvida! 

Al menos, eso es lo que me ha pasado porque olvidé cómo mantenerme sobre una bicicleta y dar pedales para avanzar. La última vez que monté en bici ni la recuerdo, debía tener unos 9 o 10 años. 

Hasta diciembre del año pasado. Un domingo sin planes, una amiga nos invitó a mi chico y a mi a dar un paseo en bicicleta por MadridRío. Allí que nos fuimos los tres y alquilamos con el bono de mi amiga las bicis durante una hora. Como era consciente de mis “limitaciones”, avisé de la condición de "Super Novata" y me recomendaron una bicicleta de paseo resistente. Me encantó la bici, blanca y de aire retro, aunque no les quedaban con cestita (ooohhh, nooo)


bicicleta-sombra-otoño
Bicicleta bonita y mi sombra
La tienda está justo en Príncipe Pío, al lado del inicio del "carril ciclable" (ya hablaré del tema porque es algo conflictivo...) de MadridRío y frente a una de las entradas a la Casa de Campo. Es un entorno precioso para dar un paseo cualquier tarde soleada.

Casa-de-Campo-Madrid
Carretera hacia el lago de la Casa de Campo (Madrid)
Los nervios me invadieron durante casi 40 minutos, en los que mi amiga y mi chico me daban ánimos y consejos con los que lograr avanzar algo sobre la bicicleta. Pero nada, porque yo siempre he sido un poco parda mala en esto del deporte y el equilibrio no es lo mío. Además, como me daba apuro que malgastaran su hora de alquiler de la bicicleta les pedí que me dejaran intentar aprender a montar en bici sola, en una zona tranquila, mientras ellos subían la cuesta hacia el lago de la Casa de Campo (malditos "repechos" asesinos...) 

En esas me quedé, tratando de mantener el equilibrio sobre la bicicleta y dando pedales. Y no sé en qué momento ocurrió ni cómo lo logré, pero cuando ellos volvieron me encontraron así... :)

Mi cara de alegría por aprender (otra vez) a montar en bici

¡Reto conseguido! 

¡Aprender a montar en bici 20 años después!

* * * *
* * *
* *
*

A partir de ese día, la bicicleta me ha descubierto un maravilloso mundo de esfuerzo y superación. 

Seguiré informando :)

4 comentarios

  1. vivaaaaa!!! me encanta la bici/sibi! :D

    ResponderEliminar
  2. ¡Mola! Yo acabo de recuperar la mía (es una larga historia) y es una gozada poder moverte en ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabes lo que me alegro, con lo feliz que hace una bici... :)

      Eliminar

Tu comentario me hace sonreír :)